Latente

Torpe y reticente, ciego insistente quebrado de mente, ausente permanente y sin fiarme de mí mismo, es evidente. Tiempo ha brotaste como un sueño naciente, don entre dones, infinítamente agradecido te estoy por ello, esa es mi suerte. Despreciable rueda eterna que me alejas de aquel momento ¡te odio!. Pero aún se vive y se sueña por y para ello, un sueño fue y sigue siendo y por él se lucha. Aún puedo verte claramente paseante entre mis sueños, y mi vista se clava fijamente en esos ojos tuyos y nos quedamos frente a frente eternamente, y nada más pasa. Se va el tiempo y queda atrás el primegenio sentido, el único y puro realmente,  y uno se olvida de él, se ciega fijo en el horizonte sin percatarse de lo próximo y cotidiano, de lo que de verdad construye colosales cimientos, de quién está junto a él permanentemente en claroscuros, y se lamenta.

Necio incauto e imprudente de la mano del descuido va inherente y soy el siguente. Caminito de la perdición ando abocado, guiado por el ordinario destino a ser relegado a más buen ver. El uso desgasta pero consolida, erosiona sin rubor,  siempre magníficamente orquestado como un plan traidor, pero se le puede, aún se le puede, y en ello estamos. Hondo es el sentido del olvido cuando el sueño se convierte en razonable, la trampa es invisible y no hay motivo para no dejarse ir, desorientarse y perder injustamente.

Digo que puñados de gloria fueran para tí, y aún digo poco, porque de merecer mereces todo.  Aún quedan fuertes golpes rítmicos del corazón para tí, contínuamente y sin cesar. Y creéme: continúa incandescente lo que  ambos convertimos en sueño viviente. Más no te preocupes si aquejas de flaqueza,  esto no perecerá fácilmente, de sobra sabes que la fortuna nunca fue mi amiga, aunque si de algo hube de estarle siempre agradecido, fue de tenerte aún a mi lado, y es más que suficiente. Escúchame, nada es diferente, solo hemos cambiado, pero todo está latente.

Gracias. Un Saludo.

Anuncios

Un pensamiento en “Latente

  1. waisa dice:

    Gracias a ti. Con lágrimas en los ojos, nuevamente, solo puedo decirte que, lo que aún está latente en ti, sigue latente en mi. Que hayas llegado a este razonamiento, considero que es un nuevo comienzo, para siendo conscientes de todo, tratar de luchar con lo que aparenta ser evidente. El tiempo, e incluso nosotros mismos, jugamos en nuestra contra, pero si tratamos de no olvidar el sueño, aunque viviente ya sea, es posible que venzamos al tiempo y a todo lo que venga.
    No hay nada que más desee en el mundo que vivir dormida para hacer lo nuestro permanente.
    Te quiero siempre. Gracias por todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s