Sexo, drogas y rock & roll: Sexo

Llevo mucho tiempo trabajando en esta especie de “trilogía” de artículos, y buscando algún hueco  ideóneo para terminar de plasmar la idea, ahora que tengo tiempo he podido hacerlo, y aquí dejo el resultado:

He de aclarar que esto es solamente una serie de opiniones, siempre desde un punto de vista subjetivo sobre tres aspectos de nuestra vida cotidiana, que están en la sociedad, que generan interés e inquietud y que son motivo de preocupación y hasta de conflicto en muchas ocasiones, forman parte de nuestra vida actual y tienen en la juventud occidental contemporánea su mayor exponente.

Sexo, drogas y rock & roll: Un ideal

Comenzaré haciendo una pequeña introducción de la frase que pasa por ser la razón de ser de esta serie y que a su vez da cohesión a la misma, la conocidísima “Sexo, drogas y rock & roll” ; cuyo origen es incierto, si bien se suele citar a Frank Zappa (guitarrista que tuvo su etapa más exitosa durante los años ’60 y ’70, aunque su aportación a la música durante toda su carrera es de las más importantes de la historia) existe mucha controversia al respecto, Ian Dury (cantante de rock y punk inglés) también es citado como creador de la frase tras la publicación de su single de 1977 “Sex and Drugs and Rock and Roll”, aunque 1977 se aparece como un año tardío para tomarlo como origen de la frase ya que a lo largo de toda la década ya era común su uso entre las estrellas del rock, quizá este disco sirviera para terminar de popularizar su uso. Pero aunque esas adineradas estrellas, habitualmente grandes genios de la música (que vivieron realmente rápido, y que ocasionalmente murieron con la misma rapidez) la divulgaran, lo cierto es que esta tríada tiene su origen en los dichos populares antiguos, de los cuales tenemos testimonio en multitud de lenguas, por citar algun ejemplo: el inglés “Wine, Woman and Song” o el “Naipes, Mujeres y vino, mal camino” que con un sentido peyorativo aparece en castellano.

Una manifestación de Hippies

La frase rapidamente pasó a formar parte de la sociedad, calando muy hondo en la juventud de la época durante las décadas de los 60′, 70′ y en adelante. Los Hippies la tomaron como ejemplo e ideal haciendo de ella su lema y su forma de vida, esta juventud de la época inició así su pequeña revolución de las mentalidades, perviviendo en ella ciertas reminiscencias a otra famosa tríada de conceptos, el tan manido Liberté, égalité, fraternité que acuñaron los revolucionarios franceses allá por el siglo XVIII.

En la actualidad Sexo, drogas, y Rock & roll no es más que la perifrasis de una sociedad que bien podría definirse más rápidamente con la palabra: Exceso, aunque de una carga mucho más negativa esta última, claro. Sin embargo en la actualidad la frase, lejos de estar obsoleta o parecer pertenecer a los tiempos de los hippies, está muy a la orden del día, renovada y actualizada convenientemente a los nuevos tiempos, eso sí, pero sin dejar de ser aún valida. Aquellas generaciones de jóvenes que tanto se divirtieron llevándola a la práctica (y que tanto perdieron con ello) convirtieron cada uno de esos principios en pilares sobre los que asentar su forma de vida, pero nunca se olvidaron de otros valores tan importantes como la cultura o la moral. En la actualidad la juventud ha olvidado todo eso, el Sexo, drogas, y Rock & roll de entonces ha dejado paso a la ¡Fiesta! o al Pim, pam toma lacasitos, o a chorradas similares varias. Es la cultura del todo vale, del desfase, de la diversión por la diversión, del descontrol, y a buen seguro que nos está pasando factura, y más aún que nos la pasará, a quien como yo, joven, pero tremendamente distante de mi generación en estos asuntos, nos toque vivir un futuro así.

Sexo, drogas y rock & roll: Sexo

El sexo es junto con el hambre y el sueño (dos necesidades básicas) uno de los pocos aspectos en los que a veces se hace patente el instinto animal e irrefrenable en el Ser Humano, ese no-pensar y solo actuar pese a que las consecuencias de los actos puedan ser perjudiciales o contraproducentes. Se pueden hacer locuras por hambre, por cansancio, pero también por sexo. Se puede haber descansado poco o mal y por ello contestar de malos modos al infeliz que le toque tener que despertarte, luego rápidamente caerás en la cuenta de que es el sueño quien te ha poseido y te ha jugado una mala pasada, e incluso puede que te arrepientas. También se pueden hacer grandes locuras por hambre, creo que sobran ejemplos y todo el mundo comprende esto. Al igual que eso, también se pueden cometer grandes insensateces por un calentón, y aquí también hay ejemplos por montones, seguro que al igual que yo conocereis gente que ha practicado sexo sin protección y luego han venido los sustos.

Dejando eso atrás lo que importa de verdad en el sexo, desde mi punto de vista, es el disfrutar por encima de todo y es aquí dónde juega la propia personalidad y preferencias de cada uno/a, ya que cada uno es libre (o debería serlo) de lo que haga con su cuerpo y con su mente, sin demasiados límites, pero sin coartar tampoco la libertad o la inocencia de nadie. Como sociedad aún nos quedan muchas trabas que dejar a un lado, muchos muros que derribar, quizá sería sensato empezar por el principio, y en vez de apartar todo lo concerniente al sexo del aprendizaje infantil, hacer justo lo contrario, implementarlo, naturalizarlo y fomentarlo, creo que con ello se verían reducidos los tabúes y las desviaciones insanas de mucha gente. La represión sexual genera frustración y desnaturalización. Que cada cual viva su sexualidad a su manera y sin prejuicios y probablemente todos seamos mas felices.

No todas las parafilias tienen porque ser mal vistas, perseguidas o criminalizadas, pero la realidad es que muchos patrones de comportamiento sexual son socialmente poco aceptados. No estoy diciendo que todos debieran ser aceptados, ni mucho menos, ya lo he comentado antes, ha de haber límites, pero en la abundancia de patrones está la riqueza, y respetando la libertad del resto no tiene porque haber desencuentros, siempre y cuando no sea un comportamiento obsesivo, lo obsesivo nunca es bueno. Nadie debería ser más raro porque le exciten determinadas cosas, y en esto estoy seguro que no hay un número limitado de gustos y no dejare de sorprenderme.

Otro de los aspectos que creo erróneo en el planteamiento sexual que observo es el no colocar al Sexo como fin último, sino como medio. Son muchos los hombres y mujeres que pretenden llegar a conseguir, ser mejor que, hacer más que… Sinceramente no creo que sea el camino, no se es mejor por echar ocho polvos en una noche, o por durar ocho horas follando, cuando existan los Juegos Olímpicos sexuales quizá valga de algo, pero de momento no.

La excesiva sexualización de la sociedad también es preocupante, ni todo es sexo ni todo ha de serlo, y menos de la forma que está presente en los medios o en nuestras conversaciones, oculto tras tanta hipocresía y adornos, y es más, al hacerlo se le da una importancia desmesurada a algo que no la tiene. El sexo es en sentido una diversión, y en circunstancias normales no ha de ser una preocupación.

“Todo lo que nos podamos chupar estando de pie, para mí no cuenta nada” decía el rapero Xhelazz en una de sus canciones, gran reflexión. De toda la riqueza de variantes que el sexo nos ofrece, el sexo oral sea quiza una de las más simples y conocidas, pero existen muchas más, porque aunque muchos hayan tratado (y lo sigan haciendo) de meterlo en nuestras cabezas: el sexo no es solamente una herramienta reproductiva. Creo que la importancia del placer y la diversión está en la pareja (o en los participantes) y que el sexo oral también ha de entenderse como “sexo hablado” porque la comunicación es fundamental y favorece el entendimiento y la satisfacción.

Por último ante la disyuntiva de sexo con amor o sin el, el gran Woody Allen decía “El sexo sin amor es una experiencia vacía. pero como experiencia vacía es una de las mejores” y es probable que lo defina bien, aunque  también es cierto que al mezclarlo con sentimientos la experiencia se maximiza.

Luego llegarán las drogas y el Rock and Roll. Un Saludo.

Anuncios

3 pensamientos en “Sexo, drogas y rock & roll: Sexo

  1. waisa dice:

    Interesante reflexión, con la que me identifico (como no) absolutamente. Creo que poco más se podría decir. Como diría Nach: “Si quieres amar, amemos; si quieres hablar hablemos”. Creo fielmente en que si existe comunicación entre los participantes el sexo puede ser una práctica o vivencia realmente satisfactoria. Pero siempre con cabeza, uno se puede dejar llevar por el momento, pero sin olvidar los riesgos que entraña, y más si se mezcla con alcohol u otras sustancias… Pero para eso ya tendrás otra entrada…
    Muasis.

  2. Chicas dice:

    “Nunca se olvidaron de otros valores como la cultura y la moral”.
    He oido tantas veces esa frase, más o menos, en los adultos que me rodean que cada día veo con ojos más distantes esta cultura del pim, pam, toma lacasitos que me rodea.
    Felicidades por la entrada, la volvere a leer antes de irma a dormir.
    Un beso y felices sueños de Lulu

    • villanueva dice:

      chicas llo vivi ese infierno vivo d casualidad asi esque no os lo tomeis a broma para hablar d algo hai que vivirlo en primera persona dejate de fantasear sueña pero sin faltar buenas noches lulu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s